afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 29 de 45
The New York City Expectro Patronum 1zp6r0z.jpg
Créditos del Foro
» Skin y tablón obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Agradecemos también a Captain Knows Best por la mayoría de tablillas que se han usado en el foro, tanto para ambientación, como registros y otros.
» Gráficos realizados en su gran mayoría por Dreamsmel de Deviantart. Agradecemos sus aportes.
» Gracias a la modelo Faestock y a Abbysidian, Krypteriahg, Patzbone, Thesuper, EveyD, Midnightstouch por los recursos utilizados.
» Tablón obtenido de The Captain Knows Best creado por Neeve, y basado en el theme The Walking Dead Theme creado por Hardrock. Gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
Últimos temas
» Home is where the heart is and mine is with you ▬ Sapphire
Mar Ago 30, 2016 12:53 pm por Invitado

» Helping Hand ▬ Jay
Mar Ago 30, 2016 12:31 pm por NOVA

» ¡Feliz cumpleaños, mi amor! | Bärdjan+Momo
Miér Ago 24, 2016 4:58 pm por Invitado

» Engagement ring. || Jabbie.
Sáb Ago 20, 2016 8:55 pm por Invitado

» sinners; helena [+18]
Jue Ago 18, 2016 8:45 pm por Invitado

» About James Dean and Audrey Hepburn ║ Jabbie +18
Miér Ago 17, 2016 9:07 pm por Invitado

» Eres mi oxigeno || Bärdjan
Lun Ago 15, 2016 10:37 pm por Invitado

» Undisclosed desires || Wolfheur +18
Lun Ago 15, 2016 7:26 pm por Hanna Wolff

» It's our home. || Descripción de la casa. {EC}
Jue Ago 11, 2016 2:57 pm por Invitado


Encuentro inesperado - priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Invitado el Jue Abr 21, 2016 7:43 pm

¿Qué respuesta va aquí?” pensó, mirando el examen en su mesa. 30 preguntas en un examen sumamente importante, y ella solo había respondido 10, si su abuela viera eso, estaría de ataque, Laurien jamás había llegado a casa con una mala calificación y ya en la universidad, Margot seguía al pendiente de su rendimiento. Pero no era de extrañarse que Laurien no respondiera las preguntas, llevaba semanas distraída, dispersa, sin muchos ánimos, era una Laurien que se desconocía a sí misma, y es que llevaba meses en los que nada le resultaba bien y en esos momentos, la única alegría que tenía, era su sobrino. Ese bebé y su sonrisa alegraban los días de Lau. ¿Era normal que una vez más olvidara el examen solo por ponerse a recordar su primer intento por cambiar el pañal del bebé? Sonrió ante el recuerdo, había sido muy divertido, parecía una inexperta, aún cuando ella en realidad trabajaba con niños, en eso se había especializado, en pediatría. Solo la voz de su profesor la trajo de vuelta al presente, había que entregar los exámenes. Cuando la rubia se acercó a entregar el suyo y el profesor le dio una rápida mirada, negó, “¿Puedes venir mañana cuando salgas de clases? Quisiera hablar contigo” le dijo el hombre de cabello blanco, haciéndola sentir mal, seguramente le daría un sermón sobre lo malo era que bajara su rendimiento a esas alturas. Le prometió que estaría ahí al día siguiente y se fue directo a su automóvil, iría a visitar a su hermana y al bebé.

No tardó demasiado en llegar a casa de su hermana, apretó el acelerador sin mucha responsabilidad. Ya en el lugar, se encontró con que Barbie había dormido poco y necesitaba descansar un poco, y como era de esperarse, la mandó a dormir bajo el juramente de cuidar a momo con su vida, así que mientras su melli iba a descansar, Laurien se quedó en la habitación del bebé, jugando con él, cuidándolo y mimándolo. – Eres adorable ¿sabes? – le dijo con ternura, mientras él se aferraba con sus pequeñas manitos al dedo índice de la rubia. Era la hora de darle su leche y ya sabía que su hermana tenía una mamila preparada para dársela a esa hora, iba bajando la escalera para dirigirse a la cocina y solo entonces se dio cuenta que había alguien tocando la puerta de la casa – seguro tienes visitas, momo, vamos a ver quién es – y abrió la puerta con una enorme sonrisa en el rostro, sonrisa que desapareció en cuánto vio de quien se trataba – Gael - ¿ese era su saludo? Se sintió un poco tonta e incómoda, no lo había visto desde la última pelea que tuvieron, el día que terminaron, y verlo ahí había sido una verdadera sorpresa – Hola Gael – esta vez sí saludó, y se hizo a un lado, se sentía nerviosa al no saber qué hacer, pero lo hizo entrar, porque esperaba que se quedara, debía hablar con él. Bajó la mirada hacia el bebé en sus brazos - ¿ves? Venían a verte, pequeño – le sonrió, y volvió a subir la mirada – hace mucho que no te veía ¿Cómo estás? – se seguía sintiendo tonta sin saber que decir, pero al menos quería intentarlo, de todos modos había pensado en buscarlo, quizás ese era un buen momento para hablar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 5:28 pm

No estaba atendiendo para nada a las clases, había estado mirando al techo durante toda la clase, era un tanto aburrida y mi cabeza no estaba donde tenía que estar. Tenía que intentar sacar mejores notas de lo contrario me quedaría repitiendo y no quería eso. Mis calificaciones habían bajado desde mi bajón con lo que había pasado con Laurien y también con lo que había pasado con Arya, no me perdonaría nunca haberle hecho tanto daño la verdad. Tenía un examen y un trabajo que presentar y no había hecho nada durante los últimos días. Aunque algo había cambiado en mí, aún no había ido a ver al bebe de mi mejor amiga, tenía que irlo a ver, saber que ella estaba embarazada me había alegrado tras lo mal que lo estaba pasando. Yo no había tenido hermanos a quien cuidar, ni de los hacerme cargo. No tenía ni idea de bebés, no sabía nada acerca de ellos, tampoco sabía cómo cambiarlos ni darles de comer, pero era algo que tenía que aprender, puesto que pensaba ayudar en todo lo que hiciera falta, cuando ellos quisieran descansar o cuando necesitaran un poco de paz y tranquilidad. Quería hacerlo, quería estar con ellos en todo momento que pudiera y ser partícipe de ese acontecimiento tan importante en sus vidas. El sería mi sobrino, aunque realmente no pudiera considerarme como tío puesto que no era hermano de sangre de Barb, me consideraba como un hermano de otra vida y eso era algo que hacía que nuestra relación fuera cada vez a mejor.  Cuando acabaron las clases fui a la residencia para poder cambiarme y darme una ducha rápida. Quería irlo a ver, así que no sabía si ella se encontraría allí, esperaba que estuviera. No había contactado con ella, pero me había dado su dirección. Cuando me había cambiado cogí mis cosas, me despedí de Thor y fui directo a por mi moto, para ponerme rumbo a la dirección que ella me había dado, tenía muchísimas ganas de ver a mi nuevo sobrino, demasiadas y como no podía ir con las manos vacías, les llevé varios detalles que intenté meter como pude en la maleta de mi moto.  Cuando había cargado todo fui directo hacia su casa.

No tardé demasiado en llegar a la casa de Barb, la verdad es que había corrido un poco, lo tenía que reconocer, pero tenía muchas ganas de verle la cara.  Aparqué la moto por los alrededores donde encontré aparcamiento, cogí los pequeños detalles que había comprado y también había hecho un vídeo que quería que viera Barb, era sobre nosotros desde pequeños hasta la actualidad. Tenía un cierto respeto a entrar en esa casa, no por su mejor amiga, sino por si estaba Laurien, él lo había pasado muy mal por ella y verla allí sería algo que no esperaba, aunque realmente ella tenía derecho a estar en casa de su hermana y de cuidar del pequeño, puesto que era la tía real y tenía todo el derecho del mundo a estar con ellos. Pero no quería verla, la verdad es que era algo que había estado evitando durante mucho tiempo, sí la veía no sabía que decirle ni cómo actuar, quizás debería ser frío con ella, no quería demostrar demasiada confianza a alguien que había perdido la suya.  Llamé a la puerta, esperando que me abriera barb, pero mi sorpresa fue otra, me abrió la persona que no quería encontrarme, tal y como había imaginado anteriormente, ella estaba en su casa, cuidando del pequeño. No sabía cómo saludar, me temblaban las manos y la voz también me temblaría notablemente si intentaba hablar con ella. Pero tenía que hacerlo puesto que se encontraba delante de mí. –Hola Laurien, no esperaba encontrarte aquí.- le dije con voz temblorosa y sin dejar de temblar. Era lo único que se me había ocurrido para saludarla, no me gustaban esas situaciones, me resultaban un poco incómodas.  Entré porque ella me lo pidió y creo que tendríamos que hablar de lo que había pasado en el pasado para poder seguir hacia delante, cada uno con su vida, pero por separado. Miré al bebé y sonreí, la verdad es que era precioso, tal y como lo eran sus padres. –Bueno he tenido épocas mejores, la verdad. Espero que tu estés mejor que yo.- le dije con una actitud bastante seria y un semblante frío y distante. –He venido a ver al pequeño, pero creo que volveré en otro momento. ¿Está barbel?, le he traído algunos regalos para el pequeño.- le dije, la verdad es que no me apetecía quedarme allí ni un segundo más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 6:19 pm

¿Qué se suponía que debía hacer en ese momento? ¿Huir? No, esa no era una opción, pero se sentía avergonzada y culpable por haberlo arruinado todo con él, cuando podrían haber tenido algo realmente lindo y duradero. Estaba claro que no solo ella se había sorprendido, el temblor en su voz se lo confirmó, solo que no sabía la causa, si nervios, como ella, o si era esa sensación extraña que daba cuando uno reprimía con todas las fuerzas, la rabia. No se sorprendería si en ese momento Gael le decía algo malo y dejaba entrever cierto desprecio hacia ella, pero sí que dolería. Dolería mucho. – Tampoco me lo esperaba… ha pasado mucho tiempo – o quizás no tanto, pero sí que se le había hecho largo.

¿No lo había pasado bien? ¿Qué era lo que le ocurría? Quería saber, quería poder ayudar, pero probablemente él no lo quisiera así y rechazara cualquier cosa que viniera de ella. No conocía los problemas que tenía Gael, pero ella también los tenía – Supongo que estamos en las mismas… no han sido unos bueno meses para mí – se encogió de hombros, bajando una vez más la mirada hacia el bebé. Era más fácil mirar a momo que mirar a Gael. Observar a su sobrino le daba tranquilidad, alegría, y observar a Gael le daba nostalgia, tristeza, culpa y arrepentimiento. Pero entonces él anunció que se iría, y eso la obligó a enfrentar su mirada de nuevo. La distancia entre ellos era obvia, Gael le hablaba con una frialdad que ella no conocía, que no le gustaba, pero que si merecía. Los meses quizás habían roto cualquier cariño que él alguna vez le hubiese tenido.

Negó – No… - ¿Qué le decía? ¿Qué se quedara y hablara con ella? Optó por responder la pregunta – Está descansando, los bebés los primeros meses agotan mucho las fuerzas de sus madres – bajó la mirada hacia su sobrino, sonriéndole – y este pequeño es muy enérgico ¿verdad, momo? – le dio un pequeño beso en la frente antes de volver a alzar la mirada – No es necesario que te vayas… creo que necesitamos hablar ¿no? Además, puedes ver al pequeño mientras – no sabía cómo convencerlo de quedarse – por favor… - fue lo único que terminó escapando de sus labios. Necesitaba hablar con él.

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 04, 2016 5:37 pm

Quería huir bien lejos de esa casa por un lado, pero por otro su sobrino estaba ahí, quería verlo tocarlo y estar con él, pero no quería hablar con Laurien, le había costado mucho superar lo que había pasado entre ellos porque una relación que creía duradera, se había arruinado de la nada y no quería tener nada que ver con ella, porque aún estaba dolido. Estaba realmente nervioso, no esperaba para nada encontrársela ahí y tener que hablar con ella, podía esperar cualquier cosa pero no quería volver a verla, no por el momento, pero por razones que aún desconocía todavía no se había ido de ahí, en parte porque quería ver la casa y estar con gente que realmente lo quería pero esto no podía estar pasando realmente. Estaba bastante seco con ella, no quería tener sentimientos cariñosos hacia ella, no después de todo lo que había pasado por ella, no quería despreciarla pero tampoco sería muy amable con ella, no podía serlo por el momento. –Tampoco ha pasado tanto, pero no me esperaba para nada encontrarte aquí, es más no quería que estuvieras aquí.- le dije sinceramente aunque sabía a ciencia cierta que le podía molestar.

No habían sido unos meses fáciles para mí, para ella no lo sabía, pero yo lo había pasado realmente mal, sin ganas de comer, ni  de nada prácticamente, los días se consumían y yo también me iba consumiendo poco a poco, ella no podía hacer nada para que yo estuviera mejor, al menos por el momento, lo había estropeado todo y eso nunca se lo perdonaría. –Bueno no se tu condición realmente, supongo que puedes haberlo pasado mal pero yo creo que he sufrido más que tú.- le dije encogiéndome de hombros mirando hacia otro lado para no mirarla directamente y caer en cosas en las que no tenía que caer. Así que miré a mi sobrino, bueno en realidad no lo era, pero era lo más parecido a un sobrino que tenía y bueno era meor que mirarla a ella. No quería mirarla porque le haría recordar los buenos momentos que había tenido con ella, el viaje en el que se afianzó su relación y todo lo que venía detrás. Pero no podía estar más allí, quería irse y escapar de esa tortura, bueno tortura no era obviamente, pero si se sentía bastante incómodo y solía huir en esas ocasiones, en las que no se encontraba del todo agusto. Ella nunca me había conocido así, pero era bueno que viera la otra cara, no siempre lo bueno que era Gael, porque ella también me había hecho daño y no podía estar igual que siempre con ella. Le tenía cariño todavía pero no lo dejaría ver porque ahora la veía como algo peor que una enemiga.

Vi como ella no quería que me fuera, pero yo no quería quedarme más ahí, realmente era algo incómodo estar delante de la persona que había conseguido tener todo de él y que tan pronto como lo tuvo lo desaprovechó. –Si, supongo que estará agotada, los niños dan mucho trabajo y bueno, supongo que necesitará descansar.- le dije sin limitarme a decir más.-Si se le ve que está lleno de energía.- le dije viendo como le daba un beso en la frente al pequeño, se veía lo que lo quería.-Está bien me quedaré, creo que hay bastantes cosas de las que hablar, cosas que se quedaron en el tintero hace tiempo, pero que necesitan ser respondidas.- le dije y miré a mi sobrino. – Si puedo me gustaría cogerlo, creo que estaré más agusto con el encima.- le dije mirando al pequeño al ver como ella me decía que no me fuera y me lo pidió de la forma en la que me lo pidió que no pude rechazarme y acepté entrar con ella a la casa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 26, 2016 2:08 am

“Es más, no quería que estuvieras aquí” esas palabras realmente lastimaron a Laurien, y si hubiese sido otra la razón, si las cosas entre ellos no hubiesen acabado tan mal por su culpa, si ella no mereciera esas palabras, en ese mismo momento le estaría pidiendo que se fuese de ahí, o largándose ella, como segunda opción, pero lo merecía, se merecía cada una de las palabras que dejaran en evidencia que Gael ya no la quería y que no toleraba la presencia de la rubia. Había cometido un grave error y esas eran las consecuencias, no podía esperar que él tuviera otra reacción, aunque a decir verdad, después de la última vez, el hecho de que él no se diera la vuelta ya era más de lo que se esperaba. Decidió no responder a eso, ¿Qué iba a decirle? Nada que pudiese aplacar la tensión que sentían en ese momento.

No se pondría a averiguar con él cual de los dos había sufrido más, estaba claro que ambos tenían sus propios problemas, y para ella era difícil reconocer que toda su tristeza había sido ocasionada por sí misma. ¿Qué iba a decirle? “Gael, me confundí y quise huir, aclarar mi cabeza, pero por idiota te perdí y no hay día que no me arrepienta por eso” él probablemente la mandaría al demonio, porque por esa confusión lo había lastimado, lo había lastimado mucho. – Lamento mucho eso – saber que había sufrido solo agravaba su pesar, pero una vez más, las palabras estaban de más, nada de lo que dijera lo haría sentir mejor, si no probablemente empeorar todo.

Cuando él finalmente decidió quedarse, podría haber dejado escapar una sonrisa, pero se contuvo, Gael seguía sin verse a gusto con su presencia y Lau no quería incomodarlo más de la cuenta. – Probablemente tarde un buen rato, se veía bastante cansada – esperaba que su hermana durmiera mucho y le diera el tiempo suficiente para hablar con él. Si Barbie llegaba, Gael se centraría en su hermana y el bebé y dejaría la plática con Laurien, y quizás la joven no encontraría otra oportunidad para hablar con él. – Puedes ayudarme a cuidarlo mientras hablamos ¿no? – cuando él pidió cargarlo, ella asintió, acortando la distancia que los separaba – puedes dejar esas bolsas en el suelo y yo las tomo – le pidió, refiriéndose a los regalos que llevaba, pues necesitaba tener los brazos libres para cargar a Momo. Le entregó al bebé con mucho cuidado para luego cerrar las puertas de la casa y recoger las bolsas que él traía - ¿Habías cargado a un bebé antes? – prefería centrar la conversación en momo primero, dejar que agarrara un poco de confianza para que no huyera de ahí – ahora mismo iba a prepararle una leche, a esta hora debe comer y como Barbie está durmiendo, la dejó lista en una mamila. Voy a la cocina a buscarla y regreso enseguida – si, esta vez era ella la que quería huir unos momentos y así lo hizo, rápidamente fue a la cocina a buscar la leche de su sobrino, pero se dejó caer en un asiento, tratando de calmarse. Ver a Gael era difícil para ella, lo había extrañado, lo sabía, pero tenerlo frente a ella había revivido muchas cosas que creía medio superadas, entre ellas, ese fuerte deseo por meterse entre sus brazos para aferrarse a él, como hacía antes. Debía controlarse, debía hacerlo si quería hablar con él, ella ya no se merecía el derecho de un abrazo, ni mucho menos más que eso. Se calmó y regresó a la sala, donde él esperaba con momo en sus brazos – Bien, aquí tengo la mamila ¿se la quieres dar tú? – se veía más tranquilo que al llegar, al parecer cargar al bebé si lo hacía sentir más a gusto ahí, después de todo, Momo era el motivo de su visita, no la rubia.

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro inesperado - priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.