afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 29 de 45
The New York City Expectro Patronum 1zp6r0z.jpg
Créditos del Foro
» Skin y tablón obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Agradecemos también a Captain Knows Best por la mayoría de tablillas que se han usado en el foro, tanto para ambientación, como registros y otros.
» Gráficos realizados en su gran mayoría por Dreamsmel de Deviantart. Agradecemos sus aportes.
» Gracias a la modelo Faestock y a Abbysidian, Krypteriahg, Patzbone, Thesuper, EveyD, Midnightstouch por los recursos utilizados.
» Tablón obtenido de The Captain Knows Best creado por Neeve, y basado en el theme The Walking Dead Theme creado por Hardrock. Gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
Últimos temas
» Home is where the heart is and mine is with you ▬ Sapphire
Mar Ago 30, 2016 12:53 pm por Danilo L. Norelli

» Helping Hand ▬ Jay
Mar Ago 30, 2016 12:31 pm por NOVA

» ¡Feliz cumpleaños, mi amor! | Bärdjan+Momo
Miér Ago 24, 2016 4:58 pm por Bärbel A. Vermeer

» Engagement ring. || Jabbie.
Sáb Ago 20, 2016 8:55 pm por Abbie M. Kadel

» sinners; helena [+18]
Jue Ago 18, 2016 8:45 pm por Helena S. Reed

» About James Dean and Audrey Hepburn ║ Jabbie +18
Miér Ago 17, 2016 9:07 pm por Abbie M. Kadel

» Eres mi oxigeno || Bärdjan
Lun Ago 15, 2016 10:37 pm por Ardjan J. Van Dijken

» Undisclosed desires || Wolfheur +18
Lun Ago 15, 2016 7:26 pm por Hanna Wolff

» It's our home. || Descripción de la casa. {EC}
Jue Ago 11, 2016 2:57 pm por Abbie M. Kadel


¡Bienvenido a casa, bebé! | Bärdjan

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Bienvenido a casa, bebé! | Bärdjan

Mensaje por Ardjan J. Van Dijken el Jue Abr 14, 2016 9:56 am

Recuerdo del primer mensaje :

Margot, doña señora terquedad, se dispuso hace ya varias semanas atrás en ordenar los muebles para la casa que finalmente compramos con Bärbel. Ninguno pretendía la casa en plena cuidad o en una departamento. Los dos nos gustaba la idea de ver jugar al niño en el jardín y de paso buscar una casa lo suficientemente alejada del tránsito para estar tranquilos, sin esos molestos ruidos. La mejor opción fue ir a un country privado donde el jardín rodeaba la casa y no había ruidos molestos alrededor. De hecho contaba con una especie de naturaleza detrás de la casa, ando una atmosfera mucho más relajada y hogareña. Tras el nacimiento del gordo, y con unos días en el hospital para controles médicos, Bärbel y Morgan obtuvieron el alta médica de Viktor. No ocurrió ningún problema con ellos, estaban perfectos. El bebé era fuerte y sano, mientras que Bärbel, a pesar de algunos dolores, también había sido fuerte y ya pasaría los días sin mayores dificultades. Sospecho que lo más difícil de ahora en más seria la convivencia y el cuidado del bebé.

Aparque el coche en frente de nuestra nueva casa. Era gigante, enorme, monumental y perfecta. Cada uno tendría su pequeño espacio personal, Bärbel con su estudio donde llegaría su cargo como empresaria en la organización de su familia, y yo con un estudio improvisado jurídico. Hasta Momo tenía su propia habitación de juegos, de momentos sin mucho uso porque era apenas un bebé. – Odio a tu abuela pero nos ayudo mucho con la mudanza, sino hubiera sido una locura. – Y en efecto así hubiera sido, con el bebé y encima con una mudanza no íbamos a poder con todo. Todavía nos resta acomodar los muchos regalos de Morgan, ver qué era lo que necesitábamos. Si es que algo faltaba, cosa que dudo mucho.

Baje del coche ya aparcado. Di la vuelta hasta la puerta del copiloto con obvias intensiones de ayudar a Bärbel a descender con el gordo en brazos. Milagrosamente estaba dormido, momento indicado para acomodarnos un poco en la nueva casa. – Ve a la casa, yo bajare las cosas. – Le avise a la rubia mientras sujetaba la puerta aguardando a que bajara del automóvil. – ¿Crees que dormirá mucho tiempo? – Hable, refiriéndome al gordo. – Hay que acomodar su cuarto y no soy bueno para acomodar las cosas. – Use de excusa, sonriendo al finalizar de dialogar con ella. Los segundos siguientes me quede en silencio admirando la más bella escena que vi, ella con nuestro pequeño en brazos. No me cansaba de decirlo ni sentirlo ni pensarlo, ellos eran los amores de mi vida.

Volver arriba Ir abajo


Re: ¡Bienvenido a casa, bebé! | Bärdjan

Mensaje por Ardjan J. Van Dijken el Miér Abr 27, 2016 10:48 am

El holandés no podía pensar en otra cosa. La excitación dentro de la habitación era una obviedad, algo imposible de ignorar y claramente aquello solo aumentaba el deseo en Ardjan. Luego estaban aquellas miradas, a cargo de ambos, dejaban mucho para entrever entre líneas. Era el deseo reflejado, ni más ni menos.  —Solo estaba asegurándome, amor.— Contesto, rozando los labios de Barb al hablar. Como siempre, cada acción de él tenía que, de alguna manera, elevar las llamas. No se detendría hasta conseguir que la rubia se volviera loca por él, por estar juntos como tantas veces. Muchas imágenes de esos tantos momentos invadieron la mente del muchacho, logrando lo que todo parecía conseguir, aumentar la lujuria. Le encantaba hacerle el amor, de mil maneras diferentes. Rápido. Lento. A veces intenso y otras vez con un inmenso amor y delicadeza. No importaba como, solo interesaba que ese momento sea solo con su rubia. Hubo un momento de contacto visual, tras aquella confesión de Bärbel. Ahora puedes hacerlo, amor. Como respuesta, Ardjan sonrió y sin perder más el tiempo se inclino a sus labios. Literalmente el joven comenzó a devorar los labios de ella, acabando con la poca paciencia que logro mantener hasta ese entonces.

Se escucho un suspiro, fue Ardjan, producto de la mordida que la rubia dejo al alejarse. El la miro curvando una pequeña sonrisa. —No creo que mas…— Acaricio sus brazos unos segundos, hasta que Vermeer se pusiera en acción de nuevo. —Eres muy lenta.— Se quejo, evidenciando aun mas lo necesitado que estaba. Cada botón liberado era sentir que estaba más cerca de concretar otro momento íntimo. Detrás de toda la felicidad y emoción de ser padres, también existía una acumulación por el otro. Se traducía en un deseo puro. No de sexo, sino del otro. Ardjan necesitaba de Bärbel, solo de ella. Se notaba que ninguna mujer sería capaz de llamar la atención de Van Dijken, sea quien fuera, Bärbel no tenia rival alguno. Reinaba en absoluta soledad en la mente del castaño. Un nuevo beso inicio, calmando un poco la poca paciencia que estaba teniendo el muchacho. Si, otra vez logro centrarse un poco. Lo dejo en claro en cada beso o caricia, todo lo que hacía era manejado por la desesperación. Si fuera por Ardjan, Bärbel ya estaría sin ninguna prenda, posiblemente varias de ellas rasgadas, debajo de su cuerpo siendo dulcemente embestida por él. Lo hare lento, luego mas y mas rápido. Pensó y suspiro sin poder contenerlo más.

Bärbel se apodero por completo de la situación, tomando las riendas y marcando el ritmo. Comenzó acariciando el ya descubierto torso de su novio. En cuanto a este último, simplemente se dejo hacer por ella, cerrando los ojos para mayor placer. La acción fue acompañada de besos, cortos y simples, por el rostro del castaño. —Me encantas.— Pronuncio fuerte y claro, aun con los ojos cerrados.

El recorrido de las caricias tenían un destino claro, y cuando ese momento llego, de los primeros roces, Ardjan suspiro. Ese suspiro que mezclo con el de la rubia. Fue un sonido hermoso y provocador. Sin embargo algo, o mejor dicho alguien, cambiaria drásticamente la situación. Morgan, quien supuestamente estaba dormido en su cuna, se hizo notar con un llanto fuerte. De inmediato, el castaño miro a la cuna. No, no, no. Cubrió su rostro con ambas manos, sin creerlo. El calor de la rubia se fue alejando poco a poco. Todo momento o todo lo que hubieran deseado hacer quedo en el olvido. —Cierto, ahora somos padres a tiempo completo.— Anuncio mirando a ambos, a Bärbel y a Morgan siendo sujetado por ella. El llanto duro segundos, ni siquiera llego a completar el minuto. La situación parecía ambientada en una película cómica. —Tenemos un problema si es así…— Dejo las cosas a medias, de un salto se alejo de la cama. Fue hasta donde estaban ellos, beso la cabeza del pequeño Morgan y luego fue a dejar un beso sobre los labios de su novia. —Preparare un poco de café, te espero en la cocina.— Acoto sin alejarse ni un centímetros, prácticamente hablando sobre estos. —Aun no termino contigo, no creas que esto quedara así.— Ardjan llevo la diestra al trasero de Bärbel, dejando una caricia descarada en toda la zona. Sonrió con picardía mirando a la rubia, luego se alejo sin más. Salió de la habitación, no sin antes acomodar la camiseta como correspondía.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Bienvenido a casa, bebé! | Bärdjan

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:51 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.